¿Ya eres socio? Accede aquí.

Aker

  • Graduación
  • 6.7%
  • Vaso recomendado
  • Tulipa
  • Formato
  • Lata de 33 cl.

Descripción del fabricante:

Dicen que cuando se cierra una puerta, siempre se abre una ventana con muchas posibilidades. Así lo vieron cuatro compañeros de trabajo a principios del 2009 cuando se quedaron en la calle afectados por un ERE en la fábrica navarra de electrodomésticos Koxka donde trabajaban. Con el dinero de la indemnización caliente en sus bolsillos y un panorama económico por delante no muy esperanzador, decidieron saltar al vacío y crear Naparbier.

Con el paso de los años, Naparbier ha conseguido un merecido reconocimiento mundial y actualmente es una de las microcervecerías más importantes del panorama craft nacional. Sin duda estamos ante una de las más importantes microcerveceras artesanales de España, y una de las que más presencia internacional tiene.

La nueva Aker IPA viene cargada de una locura de lúpulo americano (se elabora con los lúpulos Mosaic, Amarillo y Chinook) y cuyo nombre, siguiendo la estela oscura de las últimas elaboraciones de estos navarros, hace referencia al macho cabrío que preside los akelarres en la mitología vasca. Una muy buena IPA, potente pero con suficiente carga de malta para respaldar al lúpulo. Con este cervezón, en Naparbier han vuelto a esquivar la simpleza y monotonía que demasiadas veces se encuentra en el mercado de las IPAS.  

Como curiosidad: Naparbier procede de la combinación de la palabra en vasco antiguo Napar, que significa “Navarra”, y la palabra bier, “cerveza” en alemán.

Nota de cata de nuestro experto cervecero Alberto Vega

Velado color ambarino pálido con reflejos alimonados. La espuma que forma es muy efímera, dejando a penas un anillo al poco de decantarla. Casi no se aprecia desprendimiento de gas.

Olores de la familia cítrica. Lima, piel de naranja, pomelo rosa… es la nota dominante, donde también se abre paso el maracuyá. Podemos decir que es el lúpulo quien aporta más carácter en esta fase.

En boca corroboramos que el carbónico es muy escaso. Fresca acidez, cuerpo medio y amargos bien marcados. Tiene relieve desde el primer sorbo. Aromáticamente invierte el orden de la nariz: primero el maracuyá y notas tropicales, y después los cítricos, con intensidad y limpieza.

Una IPA con generoso lúpulo, como dicta el estilo, con baja saturación de carbónico, lo que favorece el trago largo como si bebiéramos una Ale británica en un pub, y con una intensidad brillante de olores frutales. Con quesos de cortas maduraciones, y especialmente con rulo de cabra, debe hacer muy buena armonía.

Puntúa esta cerveza


Descubre cervezas nuevas cada mes, sin permanencia ni gastos de envío.

Hazte socio